Argentina: Fuego cruzado por la prohibición de la pirotecnia en localidades de Córdoba
Argentina: Fuego cruzado por la prohibición de la pirotecnia en localidades de Córdoba
October 17, 2016 0 Comments

Hasta hace seis años, no había ninguna. Ahora suman más de 20 los pueblos y las ciudades de Córdoba que decidieron prohibir, por ordenanza, la venta, el acopio y el uso de todo tipo de pirotecnia. En los últimos días, se sumaron tres más y los concejales de varios pueblos y ciudades están evaluando dar ese paso. Desde abril de este año, incluso, rige el mismo criterio en la ciudad de Córdoba, que concentra el 40 por ciento de la población provincial y que estableció la prohibición en su nuevo Código de Convivencia.

En estos días, luego de que se sumaran Jesús María, Colonia Caroya y Sinsacate a la lista, desde el sector empresario fabricante de pirotecnia se planteó que esas ordenanzas serían inconstitucionales. Interpretan que normas municipales no pueden contradecir leyes nacionales que permiten esa actividad. A la vez, una empresa advirtió que recurriría a la Justicia en contra de los municipios que adopten estas medidas.

La controversia está instalada. Desde varios municipios que dictaron prohibiciones se apuntó que las advertencias del sector empresario están ligadas a la intención de evitar que se sigan sumando ciudades a la lista.

En Jesús María, el intendente Gabriel Frizza admitió que recibió la carta documento de una empresa que le reclama el veto a la ordenanza, pero señaló que “los asesores letrados del municipio no observan ninguna inconstitucionalidad” y adelantó que la norma será promulgada.

Los últimos

Jesús María, Colonia Caroya y Sinsacate marcaron una singularidad: dado que sus zonas urbanas están pegadas, acordaron aprobar idénticas ordenanzas y al mismo tiempo.

Fue la empresa Cienfuegos la que envió una carta documento al municipio de Jesús María, con copia a los medios. Con la firma de Nicolás Villa como apoderado, argumentó que “la industria pirotécnica genera más de seis mil puestos de empleo permanente y alrededor de 50 mil en forma indirecta” en el país y que la actividad “se encuentra plenamente autorizada y legislada por la ley nacional de armas y explosivos 20.429, por lo que la sanción de cualquier tipo de prohibición (local) es completamente contraria a dicha ley” y genera una “inconstitucionalidad absoluta”. La firma notifica al intendente que, en caso de no vetar la ordenanza, iniciarían “en su contra y del municipio todas las acciones legales” que correspondan”.

Hasta ahora, atendiendo planteos de presunta inconstitucionalidad, sólo en Río Cuarto el anterior intendente vetó en 2013 una ordenanza que los concejales habían aprobado por unanimidad. En ese caso, el municipio reguló, pero sin prohibir, la venta y el uso de pirotecnia.

La ciudad de Córdoba, en tanto, aprobó la prohibición en 2015, aunque con vigencia desde abril de 2016. En casi todos los casos, las normas locales establecen una excepción: permiten el uso de fuegos artificiales, siempre y cuando sean para eventos y previamente autorizados por los municipios.

Cuántos son

La Falda y Capilla del Monte hicieron punta en 2012. Luego se sumaron otros como Villa Carlos Paz, Alta Gracia, San Francisco, Arroyito, Hernando, Justiniano Posse, San José de la Dormida, Villa Allende, Mendiolaza, Río Ceballos y otros, además de la Capital y los tres agregados esta semana. Entre las comunas, aparecen Cuesta Blanca, Anisacate, La Bolsa, Santa Ana y varias más.

En donde ya se aplica, se admite que el uso se ha reducido, sobre todo porque ya no hay comercios a la vista autorizados para la venta. Sin embargo, en días como Navidad y Año Nuevo se siguen escuchando detonaciones, ya que los controles y las sanciones resultan difíciles de aplicar.

Actualmente, media docena de municipios evalúan medidas similares, como General Deheza. Otro lote de municipios regulan el uso de pirotecnia, pero sin prohibirla totalmente. Entre esos casos, aparecen algunos que impiden la venta y el uso de los elementos de mayor estruendo, pero permiten el resto; o los que han fijado fechas muy puntuales, como fin de año, para su utilización.

FUENTE: La Voz

Nota