México: Mercado San Pablito, oasis para artesanos pirotécnicos de Tultepec
México: Mercado San Pablito, oasis para artesanos pirotécnicos de Tultepec
November 17, 2016 0 Comments

Mis cuñadas y mis hermanos ya se dedicaban a esto cuando yo comencé", explicó Rosa Hernández, propietaria del local 159 del mercado de pirotecnia, San Pablito en Tultepec, Estado de México.

Familias completas, se dedican a la venta de pirotecnia en San Pablito, "algún tío se dedica a la producción, otro a las ventas". Rosa Hernández, comparte con su hijo el local, él es quien en su mayoría explica a los clientes como funciona cada uno de los productos expuestos a la venta.

Pasillos amplios de terracería, baldes de agua y botes de arena visten el paisaje del mercado de pirotecnia más grande del Estado de México; uno de los tres que cuenta con permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) para venta de pirotecnia, además del de Zumpango y Chimalhuacán.

Cientos de paquetes y varas de colores llamativos, inundan los pasillos del lugar, en donde cada local anuncia las últimas novedades pirotécnicas; nombres como "El Cometa Urbano", "El Chispero" o "El Salsero" adornan las paredes que separan los distintos comercios que distribuyen los juguetes de pólvora que aguardan por ser detonados.

Los vendedores exhiben orgullosos sus 'Toritos' y 'Mojigangas', creaciones que se detonan por lo general en las fiestas de los pueblos, y que se ofrecen en distintos precios de acuerdo a su tamaño y tipo de trabajo.

De estos 300 locales, habrá unos que se dediquen más a la luz de bengala, a las bombas. Hay bastante variedad", compartió Adriana García del local 15; lleva tan sólo tres años en el negocio. Además agregó que, el peligro más grande que corren como vendedores es mantenerse en contacto con un material inflamable.

Los vendedores cuya época fuerte es septiembre, por los festejos patrios, esperan la llegada de las fiestas decembrinas, uno de los periodos donde se consume mayor cantidad de pirotecnia.

"Las fechas fuertes comienzan desde el 15 de agosto, pero también una semana antes del acabo de año", comentó García.

"La venta es los fines de semana", agregó, sustentando la afirmación de la propietaria del local 159, cuyos días comienzan a las siete de la mañana y acaban por lo regular a las 10 de la noche, aunque en fechas "de mucha venta" comienzan incluso a altas horas de la madrugada.

Sus principales clientes son revendedores, aunque son los niños los segundos mayores consumidores de juguetes pirotécnicos. "La gente qué no se dedica por lo general a la venta, se lleva lo más vistoso y novedoso".

"Como vendedores debemos de explicar el peligro que tiene cada uno de los cuetes", aseguró la comerciante, quien junto a su esposo mantiene el negocio familiar. "Lo que más nos piden es lo básico. Cometa, R15 y buscapié", explicó tras hacer especial hincapié en que los niños deben de tener en todo momento supervisión de un adulto al momento de la quema de los cuetes e indicar que la venta únicamente se hace a personas mayores de edad.

Por otro lado en el local 159, Hernández comentó que son "el cuete blanco, las varitas y las ollas", aquellos juguetes pirotécnicos que más se consumen en su local.

El mercado San Pablito, que se anuncia abierto los 365 días del año es un sitio legal y seguro para adquirir pirotecnia para todo tipo de eventos. Elementos del cuerpo de bomberos, así como paramédicos de la Cruz Roja hacen constantemente recorridos en la zona para verificar posibles incidentes.

En los más de 15 años de existencia el mercado sólo ha reportado dos grandes explosiones, la primera en 2005 y la segunda un año después; desde entonces los incidentes han sido en menor escala.

FUENTE: Excelsior

Nota