México: Pirotecnia, un negocio explosivo
México: Pirotecnia, un negocio explosivo
April 01, 2016 0 Comments

Toluca, Méx. Se estima que la producción pirotécnica mexiquense -primera entidad productora en el país- reportará una derrama económica cercana a 1,700 millones de pesos.

Aproximadamente, 750 millones de pesos vendrán de la venta de juegos artificiales para consumo -juguetería explosiva-, 850 millones de castillería y 100 millones en otros rubros.

En el Estado de México contamos con el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, donde su misión es desarrollarla, convirtiéndola de una actividad artesanal en una industria vigorosa, que opere con altos niveles de seguridad, mediante la actualización de su marco jurídico y su escrupulosa aplicación.

Carlos Sedano Rodríguez, director general del Instituto, dio a conocer que en este mes patrio se estima que en el Estado de México se consumirían al menos 3 toneladas de artificios pirotécnicos. Con una derrama económica de 400 millones de pesos.

¿Es mucho no? Tan sólo en municipios como Naucalpan, el gasto ascendió a los 150 mil pesos por la parte gubernamental, esto, por supuesto, no es comparable con el gasto en este producto por parte de la sociedad civil, que ascendería a casi medio millón de pesos en total.

Actualmente 60 municipios mexiquenses se dedican a la pirotecnia entre producción y comercialización, tales como Texcoco, Acolman, Zumpango, Chimalhuacan y en el Valle de Toluca demarcaciones como Atlacomulco, El Oro Valle de Bravo, Tejupilco y Almoloya de Juárez, donde por supuesto, el consumo es mayor., donde su misión es desarrollarla, convirtiéndola de una actividad artesanal en una industria vigorosa, que opere con altos niveles de seguridad, mediante la actualización de su marco jurídico y su escrupulosa aplicación.

Carlos Sedano Rodríguez, director general del Instituto, dio a conocer que en este mes patrio se estima que en el Estado de México se consumirían al menos 3 toneladas de artificios pirotécnicos. Con una derrama económica de 400 millones de pesos.

¿Es mucho no? Tan sólo en municipios como Naucalpan, el gasto ascendió a los 150 mil pesos por la parte gubernamental, esto, por supuesto, no es comparable con el gasto en este producto por parte de la sociedad civil, que ascendería a casi medio millón de pesos en total.

Actualmente 60 municipios mexiquenses se dedican a la pirotecnia entre producción y comercialización, tales como Texcoco, Acolman, Zumpango, Chimalhuacan y en el Valle de Toluca demarcaciones como Atlacomulco, El Oro Valle de Bravo, Tejupilco y Almoloya de Juárez, donde por supuesto, el consumo es mayor.

Tan sólo en diciembre se prevén ganancias por 150 millones de pesos provenientes de la venta del producto, estimó el director general del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia (IMP), Carlos Sedano Rodríguez.

En el Estado de México cerca de 50,000 familias viven de la pirotecnia. Esta entidad genera 70% de la producción nacional.

“Hemos buscado que el producto elaborado por los artesanos mexiquenses cuente con mayor calidad para que tengan mayor aceptación y venta. Por otro lado, estamos trabajando con capacitación para que la pirotecnia se trabaje con mayor nivel de prevención y seguridad”, aseguró el Director General del Instituto.

Las mayores ventas se dan de septiembre a diciembre

Aunque es una producción permanente, pues se calcula que en el territorio mexiquense existen más de 8,000 centros religiosos que por sus fiestas favorecen la producción, el funcionario comentó que son los últimos cuatro meses del año cuando crece la comercialización por los festejos históricos de septiembre y noviembre, posteriormente el festejo guadalupano, las posadas, Navidad y fin de año.

Más de 60 municipios de la entidad tienen presencia de fabricantes de pirotecnia. Los principales son: Tultepec, Almoloya de Juárez, Amecameca, Axapusco, Ozumba y Zumpango. En los 125 ayuntamientos de la entidad se comercializa juguetería pirotécnica de manera legal y clandestina.

Sedano Rodríguez informó que debido al ingreso de juguetería pirotécnica china, la producción mexiquense disminuyó 3 por ciento.

“Si bien no hay pérdida porque la producción local se comercializa en su totalidad, la entrada del producto extranjero provoca que los artesanos reduzcan su fabricación”, aseveró. En el Estado de México contamos con el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, donde su misión es desarrollarla, convirtiéndola de una actividad artesanal en una industria vigorosa, que opere con altos niveles de seguridad, mediante la actualización de su marco jurídico y su escrupulosa aplicación.

Carlos Sedano Rodríguez, director general del Instituto, dio a conocer que en este mes patrio se estima que en el Estado de México se consumirían al menos 3 toneladas de artificios pirotécnicos. Con una derrama económica de 400 millones de pesos.

¿Es mucho no? Tan sólo en municipios como Naucalpan, el gasto ascendió a los 150 mil pesos por la parte gubernamental, esto, por supuesto, no es comparable con el gasto en este producto por parte de la sociedad civil, que ascendería a casi medio millón de pesos en total.

alt

Actualmente 60 municipios mexiquenses se dedican a la pirotecnia entre producción y comercialización, tales como Texcoco, Acolman, Zumpango, Chimalhuacan y en el Valle de Toluca demarcaciones como Atlacomulco, El Oro Valle de Bravo, Tejupilco y Almoloya de Juárez, donde por supuesto, el consumo es mayor.

Para evitar riesgos

El IMP exhortó a los consumidores a que durante esta temporada decembrina, cuando los menores de edad tradicionalmente utilizan juguetería pirotécnica para diversión, adquirieran producto nacional, ya que el chino carece de calidad, por lo cual no logra ingresar a Estados Unidos y Canadá.

Recomendó también tomar algunas medidas, entre ellas que los menores siempre estén supervisados por un adulto, evitar guardarlos en la ropa, no almacenarlos en lugares de riesgo -como debajo de las camas o en clósets- no introducirlos y luego explotarlos en botellas de cristal o de plástico, además de que no sean utilizados para agredir a humanos y a las mascotas.

Pidió evitar las 13 variedades de alta peligrosidad, como la paloma especial, garra de tigre, pata de mula y super garra.

FUENTE: El Economista

Nota