Zimatlán, Oaxaca: Pólvora, juegos pirotécnicos
Zimatlán, Oaxaca: Pólvora, juegos pirotécnicos
September 26, 2015 0 Comments

SANTA CRUZ MIXTEPEC, Zimatlán, Oax.-El singular sonido que emite el choque constante de las "balas" de madera de encino con las paredes del vetusto barril del mismo material se escucha desde la orilla del pueblo. Es el trabajo rudo y de alto riesgo que encabeza el experimentado maestro pirotécnico Eloy Gómez Pérez, jefe de un equipo que trabaja, come y duerme en el peligro.

alt El sonido se origina por el movimiento del barril que gira sobre dos pequeños ejes en sus extremos, y es señal de que Eloy está moliendo los componentes químicos--azufre, carbón y nitrato de potasio--que dan como producto final un polvo fino y oscuro: Pólvora. No hay pirotecnia sin este material.

alt Con sólo estudios de bachillerato, y al lado de sus colaboradores, jóvenes todos, el maestro pirotécnico, bromea: Aquí la hacemos de matemáticos y de químicos. Para obtener pólvora de calidad, la fórmula empleada deberá ser la correcta. Un gramo demás o de menos cambia la calidad y la efectividad del producto final. Insiste: No es cuestión de mezclar por mezclar. Si falla la fórmula, surge el calentamiento de alguno de los materiales, reacciona y sobreviene la explosión.

La pirotecnia no admite errores. El más mínimo error puede conducirnos a una tragedia. Un mínimo error y volamos taller y nosotros. Que Dios nos proteja, expone.

alt El taller sin servicio de energía eléctrica se ubica en un lomerío, a tres kilómetros del centro de la población. Para llegar es necesario transitar un camino agreste y muy angosto. Los últimos quinientos metros próximos al taller son de empinada montaña. Es el centro de trabajo de Eloy, un hombre de 32 años de edad, familiarizado desde niño con al menos 15 sustancias químicas peligrosas.

Abunda: Antes de que me lo pregunte, le debo comentar que trabajo lejos del pueblo, por la sencilla razón de que estoy dentro de la ley. La Secretaria de la Defensa Nacional es sumamente rigurosa en el complemento de la Normatividad. Esta prohibido trabajar la pirotecnia dentro o muy cerca de una zona habitacional. Está prohibido tener fluido eléctrico en un taller de pirotecnia, porque el uso genera chispazos y eso sería fatal.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

El maestro y sus colaboradores llegan muy temprano al taller. Es obligatorio que antes de ingresar a las bodegas que contienen los materiales químicos, deben tocar con sus manos un aplaca de metal de la que pende un cable de cobre hacia la tierra. Ello, para descargar la electricidad estática, la que tenemos en nuestra masa corporal, dice.

Ese primer paso, es para nosotros como un seguro de vida. Ignorar esa medida significaría ponernos en condición de alto riesgo, porque el contacto con los materiales explosivos, podría generar un chispazo y luego una explosión. Otra condición de seguridad es ingresar con nuestros teléfonos celulares apagados. Mientras trabajamos no debemos hacer llamadas telefónicas. La ropa de trabajo deberá ser de algodón y limpia.

OCHOCIENTOS TALLERES FUERA DE LA LEY

En la charla con NOTICIAS, el maestro Eloy dice que es miembro de una de las dos Uniones de Pirotécnicos de Oaxaca. Las dos organizaciones aglutinan a un promedio de doscientos pirotécnicos de toda la entidad.

Esos doscientos compañeros somos los que estamos dentro de la legalidad, y en paralelo a esa cifra existe un promedio de ochocientos tallares o pirotécnicos que trabajan fuera de la ley. Esa una realidad que lo saben las autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional, pero ignoramos por qué no realizan trabajos de supervisión e investigación para aplicar las sanciones correspondientes.

Eloy Gómez Pérez, representa la tercera generación de una familia que le debe todo a la pirotécnica. El iniciador fue mi abuelo Luis Gómez Morales, que luego transmitió toda su experiencia a mi padre Félix Gómez Samario, agrega el experto.

El maestro Eloy, comparte responsabilidades con sus paisanos Daniel Castellanos Ramos, César Daniel Jacinto Santos y Jorge Reyes Ojeda, distribuidos en diferentes frentes.

Hace notar que el estar dentro de la ley significa estar dado de alta ante la Secretaría de Hacienda, Secretaría de la Defensa Nacional y Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Lograrlo implica dar muchas vueltas a la Ciudad de Oaxaca, y también al Distrito Federal.

Explica que para la compra de los químicos, es necesario renovar un permiso cada tres meses expedido por la Secretaría de la Defensa Nacional. El provedor está obligado a trasladar las sustancias en un vehículo especial hasta el taller de pirotécnica, y es descargado en presencia de militares comisionados para verificar que las cantidades correspondan a las especificadas en la factura.

En el taller de Eloy se han armado cientos de toritos, monos, guajolotes y miles de cohetes y cohetones. La creatividad y el talento que caracteriza a los hombres que laboran en este taller los ha llevado a construir castillos tradicionales a partir de carrizo y castillos de torre hasta de 30 metros de altura, como le gusta a los pobladores de Santa María Huatulco y San Bartolo Coyotepec, señala. Las imponentes obras llegan a acumular hasta veinte mil luces, un trabajo muy laborioso y manual que dura hasta un mes y genera empleo para por lo menos 25 personas.

Pocos se enteran que en la noche de la quema de un castillo, se presentan personal de la Sedena para corroborar que se ha cumplido con los permisos correspondientes y con la cantidad de los materiales empleados.

Para Eloy Gómez Pérez, trabajar dentro de la ley tiene sus ventajas y sus desventajas. Una ventaja es que estamos dados de alta en el padrón de contribuyentes de la Secretaría de Hacienda, y que podemos expedir facturas.

La desventaja es que como pirotécnicos profesionales y dentro del marco legal, no podemos competir con aquellos que no pagan impuestos porque trabajan en el clandestinaje. Éstos comercializan sus productos hasta en cincuenta por ciento menos de su valor real. Por ejemplo, un castillo tradicional de carrizo que cuestan 200 mil pesos, ellos los pueden vender en cien o 150 mil pesos. Estos suelen siempre trabajarles a los comités de las fiestas patronales, porque estos no exigen factura para amparar la cantidad de dinero pagada.

Santa Cruz Mixtepec

Recibe este nombre debido al santo patrono "La Santa Cruz" y Mixtepec, viene del náhuatl que quiere decir "Cerro entre nubes".

Se cree que sus primeros pobladores habitaron un cerro al noroeste este de la población actual. Ya que en el lugar existe una gruta, en la cual hay pinturas rupestres, utensilios y tumbas. Que son indicios de que en el lugar cultura antecesora de los actuales pobladores.

Es un pueblo, muy viejo no se sabe nada de su fundación. A diferencia de la cabecera municipal que es Zimatlán. Pero se cree que fue fundado a mediados del siglo XVI.

El templo de la localidad que está en reconstrucción pero alberga bajo resguardo pinturas en óleo y retablos coloniales. Además de que el templo fue construida por una misión de los frailes Dominicos.

PÓLVORA JUEGO PIROTÉCNICOS

En Latinoamérica, México es el segundo más grande productor de fuegos artificiales

En México hay más de cincuenta mil familias que producen fuegos artificiales, muchas de ellas ilegalmente
El mayor productor es el municipio de Tultepec, Estado de México, al que se le atribuye el 25 por ciento de toda la producción de fuego artificial en el país.

alt

Fuente: Noticias Net

Noticias