¡Cuidado! los explosivos pirotécnicos cuestan más de lo que crees
¡Cuidado! los explosivos pirotécnicos cuestan más de lo que crees
January 17, 2014 0 Comments

Los opositores a la pirotecnia esgrimen una serie de agravios de esta industria tanto al medio ambiente, la seguridad así como a los animales. Pero veamos cuales son las realidades.

Los argumentos se basan en una serie de información que rara vez es verificada de manera científica a quienes les preocupa el argumento de que la pirotecnia es mala y prefieren creer estas falacias sintiéndose identificados con los defensores de la seguridad, los animales o el medio ambiente que creer en los esfuerzos de algunas empresas pirotécnicas.

La información de la creciente oposición a la pirotecnia, y que sirve como bálsamo a las autoridades regulatorias de muchos países y regiones que viven de trabajar con el menor esfuerzo posible, se basa en la creencia de que la pirotecnia es peligrosa, que agrede el medio ambiente así como también que afecta a las mascotas lo que provoca un repudio constante a la industria que es magnificado por los medios de comunicación que divulgan mucho más escenas dantescas sobre la actividad que la belleza, la técnica, el trabajo, la preparación o la educación existente en la industria.

Un factor común en toda nuestra América Latina es la falta de diálogo. La denostación irracional por parte de los opositores a la pirotecnia o la estigmatización de la actividad por parte de las autoridades es preponderante en la mayoría de los foros y actos. Para las autoridades esto asegura un conflicto que les redunda en beneficios: los pirotécnicos son los culpables de los accidentes. Y por supuesto la solución más fácil es la prohibición, en una secuencia negativa y redundante.

No importa cuantos argumentos pueda ofrecer la pirotecnia: siempre será mala, insegura, contaminante. Y ahora, además de la oposición sistemática (y cómoda) de las autoridades regulatorias se añade la simpatía natural a cualquier imagen fotográfica de un perro asustado presumiblemente por el ruido generado por la pirotecnia, escenas de contaminación o lo realmente grave, la mano de un niño herida por un artificio pirotécnico.

Mientras que la educación es la solución real a este análisis, como lo demuestran todas las estadísticas realizadas en los distintos países que han implementado programas de mejoras en materia de manufactura, de transporte, de comunicación y de uso en lugar de prohibiciones, los pirotécnicos de América Latina -actores protagónicos en este entorno- continúan divididos sin entender el riesgo existente, sin entender a su principal competidor, y sin entender el problema real en su conjunto.

Esta conjunción de elementos, los accidentes recurrentes en la industria, la divulgación sensacionalista en los medios de incidentes, la creciente preocupación de grupos ambientalistas y protectores de animales y la propensión de las autoridades a incrementar las restricciones y prohibiciones crean un problema para la industria previsible.

Los seguidores de los grupos de oposición a la pirotecnia son honestos, son conscientes, son especialistas en la materia, son conocedores, los que están a favor de la pirotecnia son imbéciles.

La autoridad reguladora es víctima, ambientalista, justa, auténtica, noble, honesta, comprometida, consciente, experta y trabajadora. Los pirotécnicos delincuentes.

Por: Alejandro Mantecón

Fuente: http://hablemosbien.wordpress.com/2014/01/17/cuidado-los-explosivos-pirotecnicos-cuestan-mas-de-lo-que-crees/

Noticias