El cielo se llenó de colores en la clásica fiesta de fuegos artificiales de Buenos Aires
El cielo se llenó de colores en la clásica fiesta de fuegos artificiales de Buenos Aires
December 17, 2013 0 Comments

Una noche, el cielo de Buenos Aires se llenó de luces. De estrellas fugaces y estruendos de fiesta. Ayer, los grandes centros comerciales de la Ciudad volvieron a celebrar el anticipo de Navidad y Año Nuevo con un festival de fuegos artificiales que, con la intención de que el show fuera bien amplio y abarcara el cielo de punta a punta de Capital, se replicó en varios puntos bien distintos... y hasta en el conurbano. La fiesta se hizo por noveno año consecutivo y abarcó shoppings, plazas y avenidas, donde hubo decenas conductores que frenaron sus autos para ver el cielo multicolor.

El show de luces y fuegos tuvo siete puntos clave para levantar la mirada. El principal fue el shopping Dot Baires, en Saavedra, donde las terrazas se abrieron para una multitud que se arrimó temprano para empezar el conteo que terminó a las 21.30, cuando empezó el festival. Esta vez, el espectáculo estuvo acompañado por una banda sonora. Como en otros años, las luces del Dot volvieron a parar el tránsito durante todo un gran tramo de la General Paz, justo enfrente. Según los organizadores, unas 35.000 personas llegaron hasta ese centro comercial y los alrededores para ver los fuegos. Y el número se repitió en cada uno de los sitios elegidos.

Los otros puntos que se sumaron (todos organizados por APSA Centros Comerciales, con entrada gratuita) fueron el Soleil Premium Outlet y el Alto Avellaneda, en la zona norte y sur del conurbano. También hubo puntos iluminados desde la plaza de las Naciones Unidas (detrás de la Facultad de Derecho), el Edificio República (Tucumán 1), General Paz y San Martín, y el corazón de Caballito: en Avellaneda y Fragata Sarmiento. Ese punto generó un mirador espontáneo en el puente que cruza las vías del Sarmiento, donde se detuvieron decenas de familias, que dejaron sus autos parados, se bajaron, y se quedaron a mirar las luces en el cielo. A las cabezas inclinadas les siguieron las exclamaciones de asombro ante las explosiones y las luces. Y al final, todo terminó con aplausos.

Fuente: clarin.com

Noticias