Menos castillos, más mascletaes
Menos castillos, más mascletaes
February 10, 2015 0 Comments

VALENCIA.- El sector de la pirotecnia en la Comunidad ha estado preocupado por su futuro en los últimos años. La crisis económica, los problemas legales que complican cada vez más la fabricación y el disparo de fuegos, y otros temas de actualidad como la escasa valoración económica de la mascletá que se lanza en la plaza del Ayuntamiento han centrado su particular debate. Sin embargo, parece que hay motivos para cierto optimismo.

Y las buenas noticias llegan, precisamente, de las comisiones falleras que llenan cada barrio: poco a poco vuelven a contratarmascletaes para sus demarcaciones, uno de los gastos que primero se retiró cuando en los tiempos más duros de la crisis tocaba reducir partidas. Además, a esto se le suma otro hecho concreto, ya que la dificultad de disparar castillos aéreos de fuegos artificiales obliga a estos colectivos a sustituirlos por disparos tradicionales. Sumándolo todo, parece que la mascletá vive un buen momento.

Así lo confirma el portavoz de la asociación valenciana de pirotécnicos (Piroval), Guillermo Rodríguez Bronchú, quien explicó que de cara a las próximas fiestas falleras se ha animado el mercado de las mascletaes de comisiones. Se están firmando bastantes contratos. No son como los de antes pero las fallas empiezan a pedir pequeñas mascletaes de cara al día 19 y eso está empujando en cierta manera al sector, indicó a este periódico. Las cifras no se acercan a las de antaño pero al menos consiguen dar un ligero respiro a un sector especialmente afectado por la situación económica. Fuentes de la Interagrupación fallera explicaron que esta situación más que por una mejora de las condiciones económicas de las comisiones se produce por un ajuste a las normativas que hacían imposible el disparo en la calle: La gente opta por quitar el aéreo y reducir el calibre de la mascletá para minimizar las condiciones de seguridad que exige la directiva europea y poder dispararla. Se extrema la seguridad y se puede tirar sin problemas ajustándose a todos los requisitos de la norma.

Aunque mermadas, los falleros han encontrado así un método para sortear las dificultades introducidas en la legislación a los espectáculos pirotécnicos y seguir disfrutando de las tradicionalesmascletaes. Esta situación, la de la seguridad, no es la única que se ha dado para que los contratos pirotécnicos crezcan. Y es que, el aumento de las subvenciones ofrecidas por el Ayuntamiento de Valencia y la rebaja de nuevo del IVA para el monumento al 10% han dejado algo (poco) más de dinero en las manos de los falleros para hacer fiesta. De esta manera, algunos habrían optado por reinvertir este dinero en algo de lo que se habían privado en anteriores ediciones como consecuencia de las limitaciones presupuestarias.

Fuente: El mundo

Noticias