Vinaròs despide con sabor marinero y pirotecnia unos festejos masivos en España
Vinaròs despide con sabor marinero y pirotecnia unos festejos masivos en España
July 01, 2012 0 Comments

El castillo de fuegos artificiales puso ayer a medianoche, en una jornada de viento y lluvia, el broche final a la Fira i Festes de Sant Joan i Sant Pere de Vinaròs, que se han prolongado durante diez días, ajustando presupuestos pero sin disminuir la amplia y variada oferta presentada por el Ayuntamiento y las diferentes entidades locales.

La ausencia de incidentes y la elevada participación popular han sido las tónicas dominantes de esta edición, tras la anterior que contó con tan solo ocho días.

Pirotecnica Tomás de Benicarló se encargó de disparar, a medianoche, el gran remate pirotécnico final. Los prolegómenos a este tipo de espectáculos atrajeron ya a muchos vecinos y visitantes, en una tarde-noche marcada por el tiempo desapacible y el partido de fútbol de la final de la Eurocopa. La cantada de habaneras en el paseo Colón y la tradicional cremaeta que se ofreció a los asistentes a la cita posteriormente también suscitaron gran éxito.

Y para compatibilizar la fiesta y el fútbol, el Ayuntamiento instaló una pantalla gigante en la carpa de fiestas para los aficionados.

El concurso de paellas también destacó en la programación de ayer, que llegó a la XIV edición. Esta vez, la participación aumentó considerablemente, en consonancia con el incremento del número de damas registrado este año. Y es que el concurso está especialmente pensado para las entidades con representante.

El certamen se quedó, sin embargo, a medias. La aparición de la lluvia impidió que diversas entidades finalizaran correctamente sus respectivas recetas, por lo que la organización decidió no escoger ganadores, aunque, eso sí, concedió medalla a todos los entregados participantes.

El alcalde, Juan Bautista Juan, y diversos concejales fueron de los más activos a la hora de preparar esta típica comida. Afortunadamente, la cita gastronómica se pudo celebrar satisfactoriamente ya que los comensales se encontraban bajo la gran cubierta que supone la carpa de fiestas.

Las reinas y damas mayores e infantiles evidenciaban ya a última hora el cansancio de estos días y sintieron nostalgia al haber formado una auténtica piña, divirtiéndose, a pesar de ser una corte tan numerosa. El primer edil se mostró satisfecho por el éxito de las celebraciones. La ciudad ya piensa en las de agosto.

El castillo de fuegos artificiales puso ayer a medianoche, en una jornada de viento y lluvia, el broche final a la Fira i Festes de Sant Joan i Sant Pere de Vinaròs, que se han prolongado durante diez días, ajustando presupuestos pero sin disminuir la amplia y variada oferta presentada por el Ayuntamiento y las diferentes entidades locales.

La ausencia de incidentes y la elevada participación popular han sido las tónicas dominantes de esta edición, tras la anterior que contó con tan solo ocho días.

Pirotecnica Tomás de Benicarló se encargó de disparar, a medianoche, el gran remate pirotécnico final. Los prolegómenos a este tipo de espectáculos atrajeron ya a muchos vecinos y visitantes, en una tarde-noche marcada por el tiempo desapacible y el partido de fútbol de la final de la Eurocopa. La cantada de habaneras en el paseo Colón y la tradicional cremaeta que se ofreció a los asistentes a la cita posteriormente también suscitaron gran éxito.

Y para compatibilizar la fiesta y el fútbol, el Ayuntamiento instaló una pantalla gigante en la carpa de fiestas para los aficionados.

El concurso de paellas también destacó en la programación de ayer, que llegó a la XIV edición. Esta vez, la participación aumentó considerablemente, en consonancia con el incremento del número de damas registrado este año. Y es que el concurso está especialmente pensado para las entidades con representante.

El certamen se quedó, sin embargo, a medias. La aparición de la lluvia impidió que diversas entidades finalizaran correctamente sus respectivas recetas, por lo que la organización decidió no escoger ganadores, aunque, eso sí, concedió medalla a todos los entregados participantes.

El alcalde, Juan Bautista Juan, y diversos concejales fueron de los más activos a la hora de preparar esta típica comida. Afortunadamente, la cita gastronómica se pudo celebrar satisfactoriamente ya que los comensales se encontraban bajo la gran cubierta que supone la carpa de fiestas.

Las reinas y damas mayores e infantiles evidenciaban ya a última hora el cansancio de estos días y sintieron nostalgia al haber formado una auténtica piña, divirtiéndose, a pesar de ser una corte tan numerosa. El primer edil se mostró satisfecho por el éxito de las celebraciones. La ciudad ya piensa en las de agosto.

Fuente: El periódico Mediterráneo

Noticias